viernes, agosto 19, 2005

De camino al primer mundo...

Ya en vuelo hacia Toronto, viajando por Air Canada, los asistentes de vuelo comenzaron a repartir los elementos para viajar un poco mas cómodos en los asientos de clase turista (que por cierto, ya bastante incómoda es). Repartieron mantas, almohaditas y auriculares.

El asistente de vuelo que nos tocó, era un canadiense de origen japonés, muy amable y simpático. Intentaba hablar español con nosotros, y hacia chistes sobre su mala pronunciación. Al momento de repartir los auriculares, nos dieron unos que tenian dos fichas de conexión, en vez de una.

Obviamente, todos atinamos a intentar conectar estos auriculares en los apoyabrazos de los asientos, pero de ninguna manera encontramos la manera de poder enchufarlos, dado que no habia posibilidades de conectar esta ficha doble.

Al rato, nuestro ya amigo canado-japonés se acerca a nosotros con una sonrisa en la boca, y un adaptador en la mano, y nos dice: "An adapter!". Lo recibimos, lo conectamos y pudimos escuchar sin problemas.

Unos minutos mas tarde, escuchamos por los parlantes el siguiente mensaje en inglés, francés, español y portugués:

    Señores pasajeros, les pedimos disculpas, pero hemos recibido auriculares que no corresponden a nuestro avión. Los auriculares que hemos recibido poseen dos plugs, cuando este avión esta preparado solamente para uno. Les pedimos por favor que rompan una de las patas para poder conectarlo. Muchas Gracias.
Imaginense nuestra cara... :S

Nota. Este post, bien podria haberse titulado: "lo atamo con alambre, lo atamo"

2 comentarios: